Mamografía

La prueba de mamografía, también llamada mastografía, es una prueba diagnóstica y preventiva muy importante para la detección y prevención del cáncer de mama.

¿Qué es la mamografía?

La mamografía es un examen radiológico para estudiar el tejido de los senos y revisar si hay alguna anomalía.
Este estudio, también conocido como mastografía se realiza mediante un aparato vertical de rayos X, donde los rayos se dirigen a los senos, que son presionados con una placa radiotransparente. La presión es para aplanar el tejido mamario y así poder revisar con más facilidad el tejido en busca de nódulos, quistes o algún otro tipo de anomalía que cause un cambio de densidad del tejido.

¿para qué se usa la mamografía?

El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte entre mujeres mayores de 45 años. Este riesgo aumenta si en la familia han existido casos previos de cáncer de mama.

La mamografía tiene tres usos principales:

Preventivo, para detectar nódulos o cambios de densidad del tejido antes de que produzcan síntomas.
Diagnóstico. Cuando en un autoexamen y posteriormente en la revisión médica se detectan protuberancias, endurecimientos o cambios, la mastografía permitirá verificar si esos nódulos son peligrosos o no.
De seguimiento. Permite saber si lo que en un primer momento se consideró un tumor benigno ha crecido o tenidos cambios en su evolución. También permite verificar si hay cambios después de un tratamiento.

¿Cómo se realiza y qué riesgos tiene?

Para realizar una mamografía, la paciente se coloca de pie frente a un equipo de rayos X, con una superficie sobre la que se colocarán los senos. En seguida se presionarán con una cubierta de acrílico que lo expandirá con la presión, y permitirá hacer un mejor estudio del tejido.

El examen de mamografía resulta molesto para algunas mujeres por la compresión de los senos. Sin embargo, sólo toma unos minutos y en general las molestias ceden inmediatamente.

Al implicar radiación, siempre existe un riesgo que debe ser evaluado por un médico antes de realizar el examen.

¿Cómo prepararse para una mamografía?

La mamografía es un examen que toma unos minutos. Pero requiere tomar algunas precauciones.

Procure utilizar falda o pantalón con blusa, pues se debe desnudar el torso, por lo que resulta más incómodo si lleva vestido.
Evite realizar el examen en días que sus senos son más sensibles, como con los días alrededor de la menstruación.

No utilice desodorantes, antitranspirantes, talco, lociones, cremas o incluso perfumes en las regiones cercanas a las mamas (brazos, axilas), ya que algunos componentes de estos cosméticos contienen elementos metálicos o radiopacos que pueden provocar la aparición de manchas y causar un falso diagnóstico.

Si en general los senos son sensibles, puede tomarse un analgésico de venta libre (paracetamol, ibuprofeno o aspirina) aproximadamente una hora antes del examen, para disminuir las molestias.

¿A partir de cuándo y con qué frecuencia se deben hacer mamografías?

Algunos médicos consideran que se deben hacer mamografías periódicas a partir de los 40 años, y con frecuencia de un año.
Otros médicos no hablan de una edad exacta, sino que estos estudios deben comenzar en cuanto aparecen los primeros síntomas de los cambios de la menopausia.
En general, no se recomienda en mujeres más jóvenes ya que tienen un tejido mamario más denso y eso puede dificultar el diagnóstico o marcar falsos positivos.

En Diagnostico Medico X Imagen Madero Tijuana contamos con el más avanzado equipo técnico y personal altamente capacitado para que su estudio sea realizado rápido y con resultados inmediatos.

Copyright por DMXIM. Todos los derechos reservados.